La muerte ya no vale nada

¿Qué significa la muerte para nosotros, actualmente? ¿Estaremos acostumbrados a la muerte? ¿No nos sorprende, no sentimos nada? Día tras día vemos series y películas industriales, en las que también matan industrialmente. Escuchamos noticias de muertes masivas y no nos afectan porque están “muy lejos”. No es una cuestión de no tenerle miedo a la muerte, que podría ser un enfoque romántico y heroico, sino que se ha convertido en nada, en un evento más: se ha perdido el respeto a la muerte y tal vez con eso también a la vida misma. ¿Qué pasará luego, si ahora hemos perdido la sensibilidad y la empatía? ¿A qué nos llevará todo esto?

En Romeo y Julieta, presentado por el Ballet Nacional del Sodre desde el 20 de setiembre hasta el 4 de octubre de 2017, como en toda tragedia, hay muchas muertes. Las reacciones fueron muy diversas pero quedé sorprendida, especialmente con la reacción a la muerte de Mercucio, interpretado por Acaoã Theóphilo. Mercucio es un personaje sarcástico que está constantemente burlándose y desafiando a los Capuleto, causando la ira de Teobaldo, primo de Julieta. Al agonizar, Mercucio sigue intentando burlarse y divertir a la gente que está presente, lo cual está magistralmente descrito en la partitura de Prokofiev, esto es, por el contraste entre movimientos staccatos saltarines de fagot, y los acordes dramáticos e intensos en trémolo de las cuerdas. Tal vez fue la falta de elementos dramáticos en la interpretación de Theóphilo, que aunque de gran virtuosismo dancístico carecía de herramientas actorales para transmitirle al público lo horrible que es para nuestros protagonistas la muerte de Mercucio, tal vez fue el colorido vestuario, o el poco énfasis en el momento de la maldición, pero a la gente le produjo risa, en esta escena Mercucio maldice a las dos casas, a los Capuleto y también a los Montesco, pero pasó desapercibida y es un momento crucial de la obra, es el punto de no retorno y tal vez el clímax. Se perdió totalmente. La escena siguiente, la venganza de Romeo, asesinando a Teobaldo, interpretado por Aníbal Orcoyen, sí nos dejó a todos más perplejos, tal vez por toda la escenificación posterior y el llanto de Lady Capuleto. ¿Se extrapola entonces el significado de la muerte de Mercucio a la de Teobaldo? Claro está, que al morir Teobaldo hay un quiebre moral tanto para Romeo como para Julieta, al haber matado Romeo al primo de su amada y para ella el dilema, ya que su amado está ahora manchado de sangre, de muerte. Sabemos que la danza, en este caso el ballet, trata de transmitir con el cuerpo lo que las palabras no pueden, entonces es más difícil transmitir ciertas cosas, no tenemos a nuestra disposición la maldición de Mercucio, pero tenemos algo mejor, la música de Prokofiev y apenas fue aprovechada en este fragmento.

El trabajo de María Riccetto y Gustavo Carvalho fue especialmente magistral, no solo sus movimientos impecables demostrando una excelente técnica, sino también sus actuaciones. Cuando ambos deben despedirse para que Romeo se vaya al exilio, luego de matar a Teobaldo, interpretaron una escena muy emotiva, las expresiones de Cavalho y Riccetto, la forma en que volvían a abrazarse, una y otra vez, sin querer separarse, apasionadamente, desesperadamente, lograron que, aun desde lejos, pudiéramos compartir la desmoralización de ambos al separarse, porque ambos percibían un mal augurio, de que algo malo pasaría.

Estuvo muy bien lograda la escena de Julieta antes de tomar la poción que la haría parecer muerta por un día, la duda, el temor, el sufrimiento y a su vez, la esperanza, todo ello fue transmitido impecablemente.

Lo más destacable de todo fue el momento en que Romeo descubre que Julieta está muerta y no puede creerlo, intenta bailar con su cadáver ante la incredulidad de su muerte, algo realmente desgarrador, rozando con lo necrófilo y su muy lograda transmisión de la desesperación insoportable que sentía justo antes de ponerle fin a su corta vida. Excelente interpretación de Carvalho.

Por supuesto, no se puede pasar por alto la hermosa partitura de Serguei Prokofiev, especialmente la utilización de los temas en momentos cruciales, la forma en que los va intensificando y cómo recurre a ellos en el momento preciso.

¿Cuántas veces no hemos escuchado hablar de Romeo y Julieta? Pareciera que es una de esas cosas de las que todos hablan pero pocos conocen realmente. ¿Qué la hace vigente hoy en día? Tal vez continúe por inercia, porque es un nombre que resuena en nuestro imaginario colectivo. Pero no, no es por inercia. Las grandes obras tienen algo en común: reflejan la condición humana. Cito a Borges “Si Shakespeare les interesa, está bien. Si les resulta tedioso, déjenlo. Shakespeare no ha escrito aún para ustedes. Llegará un día que Shakespeare será digno de ustedes y ustedes serán dignos de Shakespeare”

 

 

 

Diana Daniele

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios